LA MOMIA DE EL ARGAR

 

 

Hace ya algunos años en un yacimiento arqueológico del período de El Argar, aparecieron los restos, parte huesos y parte orgánica, de un enterramiento datado en 3.500 años de antigüedad (Edad del Bronce). La aparición de restos orgánicos: piel, pelo, ect. es extremadamente rara, de hecho este es el primer hallazgo de aquella cultura,  y aporta una gran cantidad de información.

Este poblado consistía en una serie de cuevas excavadas en lo alto de un mogote calizo, situado en La Galera (Granada).

 

 

 

 

Los enterramientos durante la cultura de El Argar estaban situados entre las mismas viviendas. Concretamente la momia descubierta estaba enterrada en posición fetal, envuelta en una bolsa de algún tejido y más tarde se había tapiado la tumba con tablas de madera y una pared de mampostería. Esto, acompañado de la sequedad del clima de la zona, hizo posible el hallazgo.

Se trataba de un hombre de unos 28 años, enterrado junto a un niño de 4, que se supone podría ser su hijo.

El niño habría muerto antes, pero su cádaver se sacó de su primer enterramiento para colocarlo junto al de su padre al morir éste.

 

Esta sería la forma en que se colocó el cuerpo:

 

 

 

 

 

Lo más interesante es que ha aportado datos sobre la vestimenta y apariencia de los habitantes de aquél período: iría vestido con una especie de casaca y pantalones de algún tejido (han aparecido restos de lino y lana). Llevaba el pelo largo, peinado en tres trenzas, la más larga de ellas sobrepasando su cintura. Un pequeño gorro y anillos de plata y collares de cuentas. La momia tenía una altura de 1,60 m. y pelo oscuro. El niño podría haber tenido el pelo dispuesto con una especie de flequillo, un peinado infantil.

Este hallazago ha desvelado mucha información que hasta ahora se desconocía sobre el modo de vida de aquellos habitantes de la península. Además de la vestimenta, el hecho de que tenían acceso a metales nobles  y posiblemente minerales semipreciosos.

En la pierna de la momia aparecía una especie de red similar a una tela de araña, enrrollada a su pantorrilla. Se desconoce que función tendría ese aditamento.

Al examinar la momia se ha verificado que habría realizado trabajos duros y que padecía varias enfermedades: artrósis, un parásito intestinal que ocasiona una grave dolencia, etc. Las precarias condiciones de vida no permitirían llegar ni siquiera a lo que hoy consideramos la mediana edad.

 

 

Esta entrada fue publicada en Historia. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *