Alexandros Matsas, Nikos Enganopulos, Odisseas Elytis, Yannis Ritsos

 

 

Poetas neohelénicos, generación de poetas griegos de los años 30 que incorporó movimientos como el simbolismo y el surrealismo a temas que evocaban cantos amorosos o lúdicos de la antigua Grecia o bien composiciones de tema patriótico, inspirados por el abatimiento sufrido cuando los turcos les arrebataron la antigua ciudad griega de Esmirna  en 1922 y masacraron a sus habitantes griegos. Odiseas Elytis es el más conocido, pero este grupo de poetas alcanzaron todos ellos una gran hondura lírica.

 

 

 

EN EL BANQUETE

Un dios extraño se sentó en el banquete,
Eros, el no invitado. No lo vieron
los esclavos ni los comensales.
Sólo tú.

 

Quiso probar dos vasos,
los nuestros; y se volvió ambrosía
el vino y las amapolas yedra
de Dióniso.
Nuestros ojos brillaron más hondamente
y tembló nuestra voz; afuera la noche
nos invitaba, venerable, a la protección
de su silencio.

 

Esta noche, la Noche mantuvo más lentas
a las Pléyades y a la luna
Pasifae
 
                                      (Alexandros Matsas)
 
 
 
 
 
 
-Ciclamen, ciclamen, en la grieta de la roca,
¿Dónde encontraste colores para florecer?, ¿Dónde tallos
para moverte?
-Reuní la sangre gota a gota sobre las piedras,
trencé un pañuelo y ahora recojo el sol.
 
                                                         (Yannis Ritsos – Cantos dísticos de la patria amarga)
.
 
 
 
 

                                                                               LA PASION  (fragmento)

                                                                               Me dieron la lengua griega
                                                                               la casa pobre en las playas de Homerto.
                                                                               Mi lengua, mi única preocupación en las
        playas de Homero. 
        Allí sargos y percas
        verbos azotados por el viento
        verdes corrientes en el azul
        cuanto vi encenderse en mis entrañas,
        esponjas, medusas         
        con las primeras palabras de las Sirenas.           Allí granadas, membrillos           
         dioses morenos, tíos y primos           
         vaciando el aceite en enormes tinajas
         y brisas del barranco exhalando perfumes
         de mimbre y de lentisco
         de esparto y de jengibre
         con  los primeros trinos de los pinzones ..
                                                                
                                                                                                                      (Odisseas Elytis)
                                                                               
                                                                                                                                   
 
 
EN LOS LÍMITES DE LA  CIUDADCLAVIJA
 
 
El
camino hacia el
amor
está sembrado
de ojos de gatos
en la sombra
y en el silencio
que se extiende alrededor
como red de alegría

 

el camino hacia
el amor
es nocturno

 

viene de arriba
y llega
a donde
el azul
del cobalto
e incluso el amarillo
-del cadmio-
no son ya los colores
con los que
tiño
mis pinturas
sino finas
músicas
del arpa
del veneno
y de los sistros
de la huída

 

de los sistros
de la huída
del silencio
de la tierra
 
                         (Nikos Engonopulos)
 
    
Esta entrada fue publicada en Poesia. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*