Ecuador se une a la destrucción de la Amazonia

 

 

Selva de Sarayaku

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Siguiendo el ejemplo de otros gobiernos “populistas” -Brasil, Bolivia, Perú-, Ecuador va a subastar la explotación de diez millones de acres de selva virgen para explotación petrolífera. Este territoriío incluiría la región ancestral de Sarayaku, selva húmeda de un incalculable valor medioambiental por su fauna y flora.

Si bien los científicos sostienen la teoría de que la desparación de la capa de permafrost que está teniendo lugar en Alaska, Groelandía y Siberia sería mucho más grave para el planeta y afectaría su clima más que la desparición de la Amazonía, esto no pasa de ser una hipótesis.  Nadie dispone de datos reales y ellos mismos reconocen que no es posible predecir las consecuencias.

Es esta la única manera de que un país se convierta en economía emergente? Seguramente no, aunque sí la más fácil.

Si bien la explotación petrolífera de zonas selváticas -casi siempre por compañías estadounidenses- ya comenzó a principios del siglo XX, diríamos que fueron pequeñas gotas en comparación con la depredación de zonas vírgenes e intactas, solo habitadas por indígenas que mantenían una relación de respeto con la naturaleza.

Resulta paradójico que precisamente gobernantes procedentes de etnias nativas se hayan revelado como indiferentes destructores de esa herencia legada por sus antepasados.

Firmar en contra de esta acción del Gobierno de Ecuador:

www.salvalaselva.org

 

Sarayaku

 

 

Esta entrada fue publicada en miscelánea. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*