MICHAEL ONDAATJE. Poemas

 

Michael Ondaatje (1943 Ceylan, ahora Sri Lanka) el autor de ese insólito y singular libro “El Paciente Inglés”, nació en el seno de una acomodada familia de origen holandes y cingalés.

Se trasladó a Canadá en 1962 pero regresó a su tierra natal en los setenta y escribió una especie de diario de viaje, Cosas de Familia, en el que recuerda a sus antepasados y sobre todo, se reencuentra con los sabores, olores, paisajes y tradiciones milenarias de esa fascinante isla enclavada al Sur de la India.

 

En Cosas de Familia, Ondaatje reproduce un poema de hace 2.500 años , escrito en alfabeto cingalés en las paredes rocosas de una fortaleza pétrea y palacio, Sigiriya. Este poema estaba dedicado a las figuras de mujeres que aparecen pintadas en los frescos sobre la piedra:

 

Mujeres como vosotras

No se mueven
estas damas de la montaña
ni un temblor de párpados
se dignan ofrecernos

 

El rey ha muerto

 

A nadie responden
toman a la dura
piedra por amante
 
Las mujeres como vosotras
hacen que desnuden su alma los hombres
– “después de veros
no quiero otra vida,
vuestra piel dorada
me ha embrujado” –
que hasta aquí llegaron
desde la tierra calcinada
y escalaron esta fortaleza
para adorar la piedra
y en la soledad del aire
a sus espaldas
tallaron un alfabeto
fruto del deseo perfecto
deseando que estos retratos de mujeres
hablaran y acariciasen

 

Cientos de versos breves
escritos por diferentes manos
pasaron a ser costumbre
entre quienes amaban sin ser amados

 

Después de veros no quiero otra vida
vuelvo la vista
al cielo y
miro alrededor,
allá abajo, la jungla
oleadas de calor
amor secular

 

Sujetando las flores nuevas
el dedo índice y el pulgar
formando un círculo
como una ventana abierta
a vuestro pecho

 

placer de la piel
pendientes pendientes
curva
del vientre
y después
sirena de piedra
corazón de roca
cual flor seca
en la piedra
vosotras, mujeres de ojos rasgados,
pechos de cisne,
ebrios, dorados
labios,
ojos rasgados, rasgados
estamos de pie bajo el cielo

 

Os traigo
la flauta
de la garganta
de un somorgujo
habladme, pues,
del corazón doliente.

 

 

 

Los relatos de Ondaatje siempre aparecen entretejidos de poesía, una poesía rica en símbolos y metáforas.  Por ello no sorprende que para sus poemas se haya inspirado en las islas de Asia, mostrándolas como paradigma de la sensualidad:  colores, aromas, sentidos …

 

EL PELADOR DE CANELA

Si fuera pelador de canela
cabalgaría en tu lecho y
dejaría el polvo de la corteza amarilla
en tu almohada.

 

Los pechos y los hombros te olerían
y jamás podrías cruzar los mercados
sin que la profesión de mis dedos
te envolviera. Al tropezar contigo
los ciegos te reconocerían
aunque el agua de los canalones
y del monzón te bañaran

 

Aquí, en lo alto del muslo,
en este suave prado
hermano de tu pelo
o en el pliegue
que divide tu espalda. El tobillo.
Los forasteros te reconocerán
como la mujer del pelador de canela.

 

Antes de la boda
apenas podía mirarte
y tocarte jamás:
-¡Ah! La astuta de tu madre, tus toscos hermanos.
Hundí las manos
en azafrán, me las tizné
con humo de alquitrán,
ayudé a los recolectores de miel …

 

Cierta vez cuando nadábamos
te rocé en el agua
y nuestros cuerpos fueron libres,
pudiste abrazarme y embriagarte con mi olor.
ganaste la la orilla y me dijiste:
es así como tocas a otras mujeres
a la mujer del segador, a la hija del calero.
Y buscaste en tus brazos
el perfume perdido
y supiste
lo que significa
ser la hija del calero
abandonada sin marca
amada sin el arrullo de la palabra
herida sin el placer de una cicatriz.

 

En la árida brisa
acercaste mi mano a tu vientre
y dijiste
soy la mujer del pelador de canela.
Huéleme.

 

 

 

De su libro Escrito a mano, fragmento de dos poemas que son una remembranza de pequeñas cosas perdidas que les identificaban como pueblo:

 

Lo que perdimos

…….

El poema de amor interior
los má profundos niveles del yo
paisajes de la vida cotidiana

 

Las reglas de cortesía: cómo entrar
en un templo o una selva, cómo tocar
el pie de maestro antes de la lección o el rito

 

Nueve movimientos de un dedo o un ojo
para transmiir emociones clave

……

 

En la selva de los reyes

palo de Santa María, un lirio de agua,
la flor azul del alba

 

Arboles del loro. Bayas de la paloma.

 

Alsonia para hacer fósforos
Ramitas de moonamal para limpiar los dientes.

 

La hoja de ola sobre la que componer
nuestras estrofas de fe

 

Añil para los párpados, aerogramas
 La nervadura central de una palma de coco
para anudar una valla

 

También Kalka, Churna,
Dasamula, Tharasalara…

 

Al sur estalló la máxima violencia
por la propiedad de los árboles,
lindes: el fruto
y donde el fruto cayó

 

Varios asesinatos por un solo árbol del pan.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Poesia. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*