MUJERES ENAMORADAS (Women in love)

                                                                               

Ken Russell llevó a la pantalla la mejor novela de D. H. Lawrence,Mujeres Enamoradas  y, sobre esta magnífica base, realizó su mejor película.

El director supo captar con todos sus matices e intensidad el espíritu de la historia, que se desarrolla en los años 20, y que era una declaración de intenciones de D. H. Lawrence.

Lawrence se adelantó a su tiempo captando el mundo moderno que se abría paso cambiando las relaciones entre hombres y mujeres, esencialmente, y la propia personalidad del individuo que accedía a una mayor riqueza psicológica. Esta novela, así como otras de sus obras, fueron duramente rechazadas por la sociedad de su tiempo todavía sujeta a la rígida moral victoriana.  De hecho, Lawrence fue prácticamente prohibido y tuvo que exiliarse de Gran Bretaña.

Los protagonistas son dos hermanas y sus respectivas parejas. Según una biografía de Lawrence escrita por Anthony Burgess, una de ellas representaría al mismo Lawrence y su mujer, Frieda, y el tipo de relación que tenían. La otra estaría personificando a la escritora Katherine Mansfield y a un editor del entorno en el que se movían.

Mujeres Enamoradas plantea y examina diferentes tipos de amor, de pareja: la tradicional en la que el hombre y la mujer se complementan y otra de nuevo cuño en que la mujer se ha liberado viviendo como artista o intelectual y no considera el matrimonio esencial; asímismo defiende la fraternidad entre hombres que, sin llegar a la homosexualidad (Lawrence no se implicó tanto), signifique una unión que les complete como seres humanos, etc. y alrededor de ellos, la sociedad en un momento de máximos cambios, la industrialización y la destrucción de la naturaleza que aparejaba, etc.

Un elenco de lujo: Glenda Jackson, Alan Bates, Oliver Reed.

Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta