JEAN COCTEAU. Poemas II. (traducción libre)

 

 

TRAMPANTOJORetrato de Cocteau por Picasso

Montañas bajo el nivel del mar
un caballo pasta sobre el tejado.
 
Empinada pendiente, la vaca se desliza sobre ella
como una mosca que la acariciara,
No!, si está a dos kilómetros    
detras la cumbre (la tierra es redonda)
que se esconde

 

Y tú tan lejos,
todo está contra mí.

 

                                                                                                                      Cocteau por Picasso

 

EL SECRETO DEL AZUL

El secreto del azul está bien guardado. El azul llega de allá abajo. Por el camino se va endureciendo poco a poco y se convierte en montaña. La cigarra trabaja. Los pájaros trabajan. El sol y sus altos hornos consuman innumerables atezados cada año. Un zafiro es suficiente para el lago. Una dama y su doncella se transforman porque el agua del lago les roba el azul de su espejo. En realidad no se sabe nada. Se habla del azul de Prusia. En Nápoles, la Virgen se retira tras los huecos de los muros cuando el cielo se oscurece.

Un río solitario atraviesa las junglas. Los leones humedecen allí sus fauces. Sería difícil admitir en pleno cielo la presencia de la nube domada y su jinete.

 

EL POETA DE TREINTA AÑOS

Heme aquí, ahora, en la mitad de la vida,
tumbado a caballo sobre el tejado de mi hermosa casa.
Desde las dos vertientes diviso el mismo paisaje
pero vestidos de distintas estaciones. Aquí,
la rojiza tierra adornada de agudos sarmientos
como un joven corzo. La ropa tendida,
risas y gritos acogen la jornada.
Allá, se muestra el invierno y los honores conseguidos.
 
Si; todavía dices que me amas, Venus.
Sin embargo, si yo no hubiera hablado de tí,
si mi casa no estuviera edificada con mis poemas,
sentiría el vacío y caería del tejado.
 
 

EX-VOTO

El papel de nuestra habitación
era el ramo ofrecido a la Virgen de septiembre
sobre un Satán color de mar
 
Ya que, sobre la cabeza maldita
Ella posa, nos han dicho,
su pie como una Afrodita
sobre la cabeza de los tritones.
 
 
 
ILUSIONES  VISUALES
 
 
Clave de sol, no eres tú la clave de los campos? Pauto
tu escaparate, florista enamorado de los vagones.
El mar, el mar murmura dentro de nuestro oido
Si hace falta partir, yo parto, tu partes, nosotros navegamos.
 
 
 
                                                                  
Esta entrada fue publicada en Poesia. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *