WILLIAM WORDSWORTH (1770-1850)

 

IBA SOLITARIO COMO UNA NUBE

 

Iba solitario como una nube
que flota sobre valles y colinas,
cuando de pronto vi una muchedumbre
de dorados narcisos: se extendían
junto al lago, a la sombra de los árboles,
en danza con la brisa de la tarde.
 
 
Reunidos como estrellas que brillaran
en el cielo lechoso del verano,
poblaban una orilla junto al agua
dibujando un sendero limitado.
Miles se me ofrecían a la vista,
moviendo sus cabezas danzarinas.
 

El agua se ondeaba, pero ellas
mostraban una más viva alegría.
¿Cómo, si no feliz, sería un poeta
en tan clara y gozosa compañía?
Mis ojos se embebían, ignorando
que aquél prodigio suponía un bálsamo.
 

 Porque a menudo, tendido en mi cama,
pensativo o con ánimo cansado,
los veo en el ojo interior del alma
que es la gloria del hombre solitario.
Y mi pecho recobra su hondo ritmo
y baila una vez más con los narcisos.

 
 

 

Esta entrada fue publicada en Poesia. Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a WILLIAM WORDSWORTH (1770-1850)

  1. diablo 3 dijo:

    This web site is unquestionably relatively useful given that I’m on the second making an online floral web site – though I’m only commencing out consequently it is genuinely rather tiny, nothing at all similar to this website. Can hyperlink to some from the posts right here because they are very. Many thanks a lot. Zoey Olsen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*