MAIAKOVSKI II (retazos de su autobiografía)

 

 
 
“La poesía toda es un viaje a lo desconocido,
la poesía es como la extracción del radio
-un año de trabajo para sacar un gramo”

 

YO (Autobiografía)

Como era Moscú (1906)

Iba mal el asunto de la comida. La pensión del Estado es de diez rublos mensuales. Mis dos hermanas y yo seguimos estudiando. Mamá se ve obligada a alquilar habitaciones y servir comidas. Las habitaciones son desagradables. Los estudiantes que las ocupan son pobres. Socialistas. Me acuerdo del primer bolchevique que conocí, Vassi Kandelaki.

 

Segundo arresto (1908)

Los inquilios de nuestra casa cavan un pasadizo bajo el Taganka. Para liberar a las mujeres condenadas en la cárcel. Se consigue una evasión de la prisión de Novinsk. Me cogen. En casa encuentran un revólver y literatura ilegal. No tenía ninguna gana de ir a la cárcel. Alboroté. Me llevaban de cárcel a cárcel: Basmannaia, Metschankaia, etc. Y por fin a los Butirki, Celda 103.

 

El maravilloso Burliuk (1912 ?)

Pienso en Burliuk* con un amor constante. Un amigo maravilloso. Mi verdadero maestro. Fue Burliuk quien hizo de mí un poeta. Me leía a los franceses y a los alemanes. Me ponía delante de las narices libros. Paseaba conmigo y hablaba interminablemente. No me soltaba un metro. Me daba cada día 50 kopeks. Para que pudiese escribir sin morirme de hambre.

 * Compañero de Maiakovski en la Escuela de Bellas Artes

 

Agosto (1917)

Poco a poco Rusia se kerenskiza. Se ha perdido el respeto. Abandono La Vida Nueva**. Comienzo el Misterio Bufo.

 ** Diario dirigido por Gorki

 

Octubre (1917)

¿Hay que adherirse o no? El dilema no lo era para mí (ni para los demás futuristas moscovitas). Era mi revolución. Fuí a Smolny. Trabajé en todo que se presentaba.

 

Enero (1918)

Voy a Moscú. Intervengo aquí y allá en público. Por la noche, en el Café de los Poetas, en la calle Nastasinski, abuelo revolucionario de los actuales cafés poéticos de salón. Escribo guiones de cine. Represento yo incluso. Hago dibujos para carteles de cine. Junio. De nuevo en Petersburgo.

 

En 1926

En mi trabajo, me concentro intencionadamente sobre el periodismo. El artículo, la consigna. Los poetas aullan, pero no saben hacer otro tanto, y publican la mayoría de las veces en suplementos irresponsables. En cuanto a mí, las elucubraciones líricas me hacen reir, es tan sencillo como confeccionar, y poco interesante para cualquiera salvo para vuestra esposa.

Colaboro en Izvestias, Trud, Rabotchaia Moskva, etc.

Mi segundo trabajo: continuar la tradición interrumpida de los trovadores y menestreles. Voy de ciudad en ciudad y recito versos. Novotherkask, Vinitza, Jarkov, París, Rostov, Tiflis, Berlín, Kazán, Tula, Praga, Leningrado, Moscú, tc.

 

Año 1930

El 16 de marzo se estrenaba El Baño, de que fue recibido con crudeza por la crítica, que acusa al escrito de calumnia contra la clase obrera. El Baño era una crítica de la burocracia estaliniana. El día del estreno, Maiakovski cuelga en el teatro la respuesta a Vladimir Yermilov, líder de la Asociación de Escritores Proletarios, su principal acusador: “No se puede bañar de un golpe al enjambre de burócratas: no habría ni suficientes baños ni suficiente jabón. Además, a los burócratas les ayuda la pluma de críticos como Yermilov”

 
 
 
 
 
 
 
 

Esta entrada fue publicada en Poesia. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*