CRISTINA PERI ROSSI

 

 

Segunda vez

En el acto ingenuo
de tropezar dos veces
con la misma piedra
algunos perciben tozudez.
Yo me limito a comprobar
la persistencia de las piedras,
el hecho insólito
de que permanezcan en el mismo lugar
después de haber herido a alguien
  
  
 
Oración
 
 
Líbranos, Señor,
de encontrarnos,
años después,
con nuestros grandes amores.
 
 
 
Inmovilidad de los barcos
 
 
Ayer extravié la carta que te dirigía.
No tenía importancia
sólo contarte
-a ti, que estás lejos-
los objetos que me rodean:
un barco de madera
y velas de hilo
encerrado en una botella de ron
un largo poliedro de cristal
con un ancla de bronce en su interior
un pisapapeles de cuarzo con delfines
el farol de un viejo barco
que ya no navega.
Cosas del mar
cosas del morir
en un apartamento de Barcelona,
calle de Les Corts,
desde el cual no se ve el agua.
 
 
Lectura
 
Se atraviesa un libro
como se vadea un río
las palabras
son las piedras para asirse.
Impiden naufragar.
 

 

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Poesia. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *