El verano: Julio

 

 
 
 
 
 
“Llegó el ardiente Julio, quemante como fuego,
hirviendo y despojado de toda vestimenta.
Sobre un león rabioso, feroz y enfurecido
cabalgaba audazmente, sometiendo a la fiera.
A su espalda, un suspiro, y en el cinto, al costado,
transportaba una hoz de enorme y curvo filo.”
                                                                         
                                                                                    Spenser
 

 

El cenador entretejido,
donde madreselvas maduradas por el sol,
le prohiben la entrada al astro.
    Shakespeare
                                                                         
Esta entrada fue publicada en Poesia. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*