LEY D’HONDT

 

 

Esta ley se tomó como modelo al llegar la Transición para las futuras elecciones democráticas.

Si bien es cierto que varios países democráticos de Europa siguen esta misma ley, no contemplan la misma proporción para adjudicar cargos, bien sean en las cortes o municipales.

El sistema de representación y adjudicación de votos por circunscripciones y proporcionalidad es a todas luces injusto.

El voto de un ciudadano de determinada autonomía puede valer tres o cuatro veces menos que el emitido por un ciudadano de otra, basándose, como ya he dicho, en peregrinas razones de proporcionalidad, etc. Resulta llamativo que una Transición que se realizó apelando constantemente a la democracia y a los nuevos tiempos para España, acordara un sistema tan antidemocrático para elegir a sus representantes.

Grupos de ciudadanos de todas las edades a través de protestas a pie de calle, y desde todo tipo de asociaciones, medios de comunicación e incluso partidos políticos se pide en estos días el cambio de dicha ley.

Se pide algo tan sencillo como esto: un ciudadano, un voto.

 

 

 

Esta entrada fue publicada en miscelánea. Guarda el enlace permanente.

2 Respuestas a LEY D’HONDT

  1. mercedes dijo:

    Esta ley beneficia siempre a los grandes partidos, no nos representa a todos y cada uno! UNA PERSONA: UN VOTO, Es de Justicia!

    • Lydia dijo:

      Sobre todo favorece a determinadas autonomías (muy pocas), por esa desproporción entre el número de votantes y la cantidad de escaños que les corresponden.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*