LA DOCTRINA DE LOS CICLOS. Nietzsche versus Cantor (extractos recogidos por Jorge Luis Borges)

 

Borges expone unos extractos sobre la doctrina del Eterno Regreso de Nietzsche:

“Inmortal es el instante, dejará escrito, en que yo engendré el eterno regreso. Por ese instante yo soporto el Regreso”

“Si te figuras una larga paz antes de renacer, te juro que piensas mal. Entre el último instante de la conciencia y el primer resplandor de una vida nueva hay <ningún tiempo> -el plazo dura lo que un rayo, aunque no basten a medirlo billones de años. Si falta un yo, la infinitud puede equivaler a la sucesión”

“No anhelar distantes venturas y favores y bendiciones, sino vivir de modo que queramos volver a vivir, y así por toda la eternidad”

“El número de todos los átomos que componen el mundo es, aunque desmesurado, finito, y sólo capaz como tal de un número finito (aunque desmesurado también) de permutaciones. En un tiempo infinito, el número de las permutaciones posibles debe ser alcanzado, y el universo tiene que repetirse. De nuevo nacerás de un vientre, de nuevo crecerá tu esqueleto, de nuevo arribará esta misma página a tus manos iguales”

(Nietzsche quería ser Walt Whitman, quería minuciosamente enamorarse de su destino)

 

Y a continuación los refuta con las teorías del matemático Georg Cantor:

“Que una colección infinita -verbigracia, la serie natural de números enteros- es una colección cuyos miembros pueden desdoblarse a su vez en series infinitas.”

“La cantidad precisa de puntos que hay en el universo es la que hay en un metro, o en un decímetro, o en la más honda trayectoria estelar. Siempre podemos intercalar otros puntos, en número infinito. Cada punto <ya> es el final de una infinita subdivisión”

Por ende, si el universo consta de un número infinito de términos, es rigurosamente capaz de un número infinito de combinaciones -y la necesidad de un Regreso queda vencida. Queda su mera posibilidad, computable en cero”

 

Sigue diciendo Borges:

“Nietzsche recurre a la energía; la segunda ley de la termodinámica declara que hay procesos energéticos que son irreversibles. El calor y la luz no son más que formas de la energía. basta proyectar una luz sobre una superficie negra para que se convierta en calor. El calor, en cambio, ya no volverá a la forma de luz. Esa comprobación, de aspecto inofensivo, anula el Eterno Retorno”

 

Esta entrada fue publicada en Pensadores. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *