MAHABHARATA

Conocida por todos, esta obra hindú escrita oficialmente en el S. VI a de C.  nunca deja de sorprender por los hechos que describe.
Aunque la ciencia se resiste a aceptarlo, se cree que fue escrito hace entre 5.000 y 6.000 en sánscrito y posteriormente copiado hasta llegar a la versión que hoy se conoce. Narra la guerra entre los Kuravas y los Pandavas, dos dinastías que se disputan el poder.
La mayor parte del libro, que se componía de miles de versos, desarrolla batallas, huídas, conspiraciones … y también estas extrañas e inquietantes descripciones:

“Si el fulgor de mil soles Estallara de repente en el cielo, Sería como el esplendor del Poderoso… Ha llegado a ser la Muerte, la destructora de mundos.(Era) un solo proyectil cargado con toda la fuerza del Universo. Una columna incandescente de humo y llamas brillante como diez mil soles se elevó en todo su esplendor… …Era un arma desconocida, un relámpago de hierro, un gigantesco mensajero de muerte, que redujo a cenizas a toda la raza de los Vrishnis y los Andhakas.…Los cadáveres quedaron tan quemados que no se podían reconocer. Se les cayeron el pelo y las uñas: los cacharros se rompieron sin motivo, y los pájaros se volvieron blancos. Al cabo de pocas horas todos los alimentos estaban infectados… …Para escapar de ese fuego los soldados se arrojaban a los ríos, para lavarse ellos y su equipo……Un tallo fatal como la vara de la muerte. Medía tres codos y seis pies. Dotado de la fuerza del trueno de Indra, la de mil ojos, destruía toda criatura viva……Entonces (el dios de esa poderosa arma) se llevó por delante multitudes de Samsaptakas con corceles y elefantes y carros y armas, como si fueran hojas secas de los árboles… Llevados por el viento, parecían hermosos allá arriba como aves en vuelo arrancando de los árboles……Vientos de malos auspicios llegaron a soplar… El Sol pareció dar la vuelta, el Universo, abrasado de calor, parecía tener fiebre. Elefantes y otras criaturas de la tierra, abrasados por la energía del arma, huyeron corriendo… las mismas aguas al calentarse, las criaturas que vivían en ese elemento empezaron a arder… Hostiles guerreros caían como árboles quemados en un fuego furioso… Enormes elefantes quemados por esa arma, caían por tierra… …Lanzando terribles gritos…Otros abrasados por el fuego corrían de acá para allá mientras, en medio de un incendio de bosque, los corceles… y los carros también… quemados por la energía de esa arma… parecían como copas de árboles quemados en un incendio de bosque……Una sustancia como fuego ha surgido a la existencia quemando ahora colinas y ríos y árboles. …Toda clase de hierbas y césped en el Universo móvil e inmóvil quedan reducidos a cenizas… Vosotros, crueles y perversos, emborrachados de orgullo, mediante ese rayo de hierro llegaréis a ser los exterminadores de vuestra raza… “

Esta entrada fue publicada en Literatura. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*