CIUDAD EN SOMBRAS (1950)

 

Además de una cinta de cine negro, en la que cobran protagonismo las calles de una gran urbe, desalmada, inhóspita, la historia es, sobre todo, una indagación sobre  sus personajes: qué les ha empujado a estar al borde de la ley, deslizándose lentamente hacia el delito.

William Dieterle, un escrutador del alma humana, muestra el impacto del desengaño personal y la decepción en la vida del protagonista, que devienen en indiferencia hacia el mundo. No perdona a los demás y, sobre todo, a sí mismo, su anterior ingenuidad

Esta actitud le hace compañero de viaje de otros seres: el tahur profesional, el delincuente sin escrúpulos, el modesto corredor de apuestas que intenta guardar cierta dignidad …

Charlton Heston en su primer papel protagonista, atrayendo hacia él la cámara. Lizabeth Scott, que nunca llegó al estrellato pese a impregnar a sus personajes de una vulnerabilidad y un glamour distante.

 

 

Esta entrada fue publicada en Cine negro. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*