Modernidad Líquida

“Vivir en un mundo lleno de oportunidades -cada una más seductora que la anterior, que “compensa por la anterior y da pie a pasar a la siguiente”- es una experiencia estimulante. En un mundo así, no hay casi nada predeterminado, y menos aún irrevocable. Pocas derrotas son definitivas, pocos contratiempos son irreversibles y pocas victorias son esenciales. Para que las posibilidades sigan siendo infinitas, no hay que permitir que ninguna de ellas se petrifique cobrando realidad eternamente. Es mejor que sigan siendo líquidas y fluidas, con “fecha de vencimiento”, para evitar que despojen de accesibilidad a las otras oportunidaes, matando de ese modo la incipiente aventura …”

” … El estado de incompletud e indeterminación implica riesgo y ansiedad, pero su opuesto tampoco produce placer, ya que cierra todo aquello que la libertad exige que permanezca abierto”

“.. Tal como argumenté, la sociead posmoderna considera a sus miembros primordialmente en calidad de consumidores, no de productores. Esa diferencia es esencial”

” … Por así decirlo, todo recae sobre el individuo. Sólo a él le corresponde descubrir qué es capaz de hacer, ampliar esa capacidad al máximo y elegir los fines a los cuales aplicar esa capacidad -o sea, aquellos que le produzcan la mayor satisfacción-. Si, al individuo le corresponde “domesticar lo inesperado para convertirlo en entretenimiento”.

                                                        Zygmunt Bauman  (Premio Príncipe de Asturias
                                                                                               de Comunicación)
Esta entrada fue publicada en Pensadores. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*