En palabras del propio Zacharie:

“La fachada es lo primero que vemos, es la superficie de un edificio, puede ser impresionante, superficial o segura”. Al igual que mientras un vago por una ciudad extranjera, paseo por las calles me pregundo “qué pasaría si lo único que hubiera fuera esto?” si todo fuera únicamente un escenario?

Zacharie Gaudrillot-Roy ha creado un proyecto arístico en el que, a traves de la manipulación fotografíca nos sumerje en un mundo paralelo en el que lo superficial es lo único que existe, tras la fachada, el vacío.

Sus retratos urbanos mostrando calles flanqueadas por fachadas de edificios en los que la fachada es todo lo que hay, cual escenario en el rodaje de una película, representa una fantástica y a la vez inquietante alegoría del vacío existencial de la sociedad actual en el que lo superficial constituye el principio y el final de todo, pues detrás no hay más que vacío.

Probablemente todos alguna vez nos hemos sentido como el protagonista de la conocida película El show de Truman, en la que tras la fachada de un mundo perfecto todo es falso y está preparado para mantenernos viviendo en una ficción contínua. Obviando que esto no es más que una sensación, tras ese sentimiendo de irrealidad hacia el mundo que nos rodea planea la idea de fondo del desapego hacia una sociedad y un mundo que cada vez parece menos genuino, que se transforma rápidamente en “decorados” como los mostrados en el proyecto de Zacharie en los que podamos vivir plácidamente la farsa, nuestro propoio Show de Truman. Un ejemplo perfecto de esta idea es el mundo de las redes sociales, icono de la superficialidad, maremagnum de fachadas tras las cuales se esconde el vacío más absoluto.

Zacharie deleita nuestros sentidos con su alegoría visual, pero también nos lleva a la reflexión, a mirar al mundo que nos rodea y, quizás también, a nosotros mismos.

Visita la web de Zacharie aquí: www.zachariegaudrillot-roy.com