Soy David Zuker, un diseñador y creativo freelance que actualmente reside en Madrid pero trabaja de forma remota para clientes y agencias de todo el mundo. He adoptado el teletrabajo como modalidad principal (de forma extraordinaria realizo proyectos on-site) porque creo que en el momento actual de desarrollo tecnológico es la fórmula más efectiva y beneficiosa. Para el cliente es beneficioso tanto a nivel de costes económicos como a nivel de disponibilidad e incluso motivación (un freelance no tiene el puesto de trabajo asegurado y debe ganarse cada proyecto), y para mí lo es a nivel de libertad para poder trabajar en proyectos diferentes.

Trabajo como diseñador profesional desde el año 2002. He trabajado en prácticamente todas las modalidades: por cuenta ajena, como freelance autónomo, como socio principal en una agencia, como colaborador externo…       esta variedad me ha permitido ver mi profesión y las relaciones laborales que se establecen en la misma desde puntos opuestos del prisma y me ha permitido poder comprender mejor los problemas y exigencias de la otra parte.

Trabajo con colaboradores y proveedores externos de forma puntual en proyectos que requieren de un profesional que colabore en una parte del mismo y complete mis habilidades (por ejemplo, un especialista en 3D para crear un render o un programador que realice un desarrollo). Para estos casos cuento con una pequeña red de colaboradores de confianza, profesionales de primera categoría en sus ramas con los que he trabajado en el pasado y en los que puedo depositar toda mi confianza. Siempre informo al cliente cuando requiero de un colaborador externo para realizar una parte de un proyecto.

TRAYECTORIA

Desde que tengo uso de razón he sentido pasión por lo creativo. Durante mi infancia me dedicada a dibujar compulsivamente (realizando tiras de cómic, dibujando ciudades imaginarias, ect…). A los 19 años comenzé a pintar con aerógrafo, creando una obra de temática fantástica que se expuso en varias salas de Madrid dentro del programa Red de Arte Jóven de la Comunidad de Madrid. En esta época también colaboraba pultualmente en revistas y fanzines nacionales e internacionaes de Arte.

Tras este periodo, en 1999 me marcho a vivir a Londres con la intención de formarme y buscar una salida profesional a mi talento creativo. Decido cursar el primer año del Foundation in Art & Design en el Westminster College pero, una vez terminado con éxito, me doy cuenta de que el mundo está cambiando rápidamente y que las herramientas digitales son el presente y futuro de la creatividad, lo que me lleva a dar un giro y, durante los dos años siguientes, formarme en Diseño Gráfico y Maquetación primero y Diseño Multimedia más tarde. Adicionalmente aprenderé de forma autodidacta la herramienta Macromedia Flash.

A partir de 2002, comienzo a trabajar como diseñador profesional, conviertiendome tres años después en especialista en Flash, herramienta que tuvo una gran relevancia durante la pasada década y en la que trabajé como especialista hasta 2012. Mi perfil evolucionó durante los años posteriores hacía el de un profesional que ya deja de venderse como especialista en un único campo y combina su experiencia en varios para ofrecer un perfil de diseñador creativo más completo que pueda abordar más proyectos de forma integral.

Si quieres conocer los detalles de mi carrera profesional y conectar conmigo, puedes pasarte por mi perfil en LinkedIn

FILOSOFÍA

Mi filosofía como profesional tiene como pilar principal la sinceridad y la claridad en la comunicación con el cliente. Esto puede sonar muy bien como parte de este texto, pero lo cierto es que también tiene sus inconvenientes: no todo el mundo desea que se expliquen las cosas con claridad cristalina, algunos prefieren recibir una comunicación “edulcorada”, lo que deriva en escuchar medias verdades, que, a su vez, tiene como consecuencia tomar decisiones basadas en información errónea (edulcorada). Yo, como cualquier profesional del mundo creativo, cuando de lo que se trata es de convencer a un cliente que mi idea es la más adecuada para su proyecto, trato de vender mi propuesta, y esto significa exaltar las bondades o beneficios del mismo, pero exaltar la parte positiva de una idea no significa ocultar las posibles dificultades o aspectos negativos asociados a la misma (toda idea o plan maestro, por magnífico que sea, tiene una cara B).

Asesorar al cliente sobre los posibles contratiempos derivados de una decisión que tome sobre el proyecto no significa contradecirle, sino ayudarle a evaluar mejor su decisión. De la misma forma, ser capaz de hablar con claridad y sin rodeos, resumiendo y comunicando lo esencial es la mejor forma de ayudar y establecer una confianza mutua, a pesar de que se venda mejor la estrategia contraria (explicar las cosas decorándolas y omitiendo los aspectos negativos).