LinkedIn es la red social estrella para crear networking, buscar nuevas oportunidades laborales y promocionarte como marca personal.

Con unos sencillos consejos, fáciles de llevar a cabo, puedes mejorar el perfil de cara a las búsquedas internas y conseguir que tu posicionamiento mejor dentro de la red social. Vamos a ello:

APROVECHA TU NOMBRE EN EL PERFIL

Muchos usuarios se limitan a poner su nombre en el apartado nombre del perfil… de acuerdo, tiene todo el sentido del mundo pues por algo ese apartado se llama nombre. No obstante si, además de tu nombre, añades tu profesión/especialización/servicio que ofreces, consigues que en las búsquedas internas puedas ser localizado con facilidad, por delantede otros perfiles de tu sector que no incluyan esta información dentro de su nombre de perfil.

EL TITULAR TAMBIÉN ES ESENCIAL

El titular es el segundo aspecto más relevante en las búsquedas. Trata de que sea breve y que vaya al grano. Si tienes más de una especialidad o tu profesión/servicios que ofreces incluyen demasiados caracteres, busca la forma de transformarlo en no más de dos palabras.

EL EXTRACTO ES TU TARJETA DE VISITA

Una vez te ha encontrado, ese posible nuevo contacto probablemente entrará en tu perfil y revisará el extracto antes de decidir si le interesas. El extracto es un espacio en el que se puede añadir un texto más largo, pero no caigamos en la tentación de abusar de este aspecto. Hay que tratar de resumir lo más posible poniendose en el lugar de la persona que eventualmente va a visualizar tu perfil en una búsqueda rápida: esta persona con toda probabilidad dispondrá de poco tiempo y no querrá dedicarlo por completo a leer una larga parrafada en el extracto de un perfil de LinkedIn que, por el momento, no sabe aún si le interesa. Teniendo esto en mente, trabaja en crear un resumen que informe de los aspectos esenciales de tu perfil profesional sin demasiadas florituras (pero manteniendo un tono cálido, ser demasiado frío también puede resultar contraproducente). Habla de lo que eres, lo que ofreces, lo que has hecho en el pasado y cómo pueden saber más de ti (aquí puedes añadir enlace a una web o cargar una presentación).

LA EXPERIENCIA, COMO EN UN CV

El apartado experiencia es el más sencillo de completar, pues se puede volcar directamente el contenido de tu curriculum y editarlo con cambios menores para que este quede adaptado al contexto de LinkedIn.

NO SOLO CUENTA LA EXPERIENCIA

Seguro que te afanas en llenar meticulosamente el área de experiencia, lo cual está bien, pero no es el único área dentro del contenido del peril. Es importante complementar la experiencia laboral con aspectos como la experiencia de voluntariado, logros o adptitudes y validaciones. De esta manera el perfil tiene un aspecto más completo y ofrece una mejor imagen.

Esto es todo, espero que estos pequeños consejos te puedan servir de ayuda para mejorar tu perfil y conseguir contactos de calidad con los que generar networking.